SANTO DOMINGO. El Comité Nacional de Salarios (CNS) aprobó aumentar un 20% al salario mínimo en las pequeñas, medianas y grandes empresas del sector privado no sectorizado, el cual estará vigente desde mañana, si no ocurre impugnación.

En ese sentido, ahora con el aumento, el salario mínimo más alto, el de las empresas grandes, sería de RD$15,447.60, en las medianas de RD$10,620, y en las pequeñas de RD$9,411.60.

Además, el nuevo salario mínimo para los vigilantes privados sería de RD$13,032, y para los trabajadores del campo RD$320.40 al día.

El CNS, el cual está compuesto por representantes del gobierno, de los trabajadores y de los empresarios, después de una hora de análisis buscando consenso decidió incrementar el salario sólo con la aprobación de las dos primeras partes (la sindical y la gubernamental).

Al tomarse la decisión, los representantes de los empresarios salieron visiblemente molestos del salón de sesiones, en el Ministerio de Trabajo, y dijeron que no estuvieron de acuerdo con nada de lo que se aprobó en el CNS.

“Nosotros no hemos visto ningún interés del sector sindical de tomar en consideración la propuesta que ha hecho el sector empleador, y hemos visto un interés del gobierno de maltratar al sector empleador del país, por lo que nosotros nos retiramos de este Comité Nacional de Salarios”, expresó Fermín Acosta, presidente de la Confederación Patronal Dominicana (Copardom), quien lucía molesto al salir de la sesión.

Además, varias horas después de levantada la sesión, la Copardom emitió un comunicado a través del cual califica de sorpresiva y abrupta la forma en que el CNS anunció el aumento al salario mínimo y precisó que se reserva el derecho a accionar mediante los recursos establecidos por las leyes para hacer valer los derechos que entienden han sido vulnerados.

Al responder si esto significa que impugnarán, Acosta manifestó: “Sí, eso dependiendo del curso de lo que decidan ahora, eso está dentro de nuestras posibilidades”.

El sector empleador recordó que el incremento recomendado por el CNS, sin la presencia de los empresarios, implica cerca de un aumento de 350% por encima del IPC, lo que sin duda alguna, considera el gremio patronal, tendrá un efecto inflacionario en la economía y provocará despidos masivos, quiebra de Micro, Pequeñas y Medianas Empresas, incentivando la informalidad, lo cual obra en contra de la estabilidad macroeconómica que requiere la República Dominicana para seguir creciendo de forma sostenible.

En tanto, el presidente de la Confederación Nacional de Unidad Sindical (CNUS), Rafael -Pepe- Abreu, manifestó que ahora ocurrió la historia al revés porque en 2015 los empresarios se quedaron con el sector gubernamental y decidieron un porcentaje de 14%, y hoy sucedió lo contrario que los trabajadores y el gobierno votaron una tarifa del 20%.

“Esto es un triunfo para el movimiento sindical independientemente de que no sea suficiente y los empresarios deben acatarlo porque quienes más tienen que perder en un país son los que más tienen. Entonces si ellos interrumpen el orden incumpliendo la ley, deben saber que eso tiene consecuencias y que las masas cuando se desbordan en reclamos no van a Gualey ni a Guachupita, van a los ensanches de lujo donde están los ricos, a buscar lo que creen que les corresponde”, dijo Abreu.

Sector empresarial

“La impugnación del aumento dependerá de lo que decidan ahora, eso está dentro de nuestras posibilidades”

Fermín Acosta

Presidente Copardom

Sector sindical

“Cuando las masas se desbordan en reclamos no van a Guachupita, van a los ensanches donde están los ricos”

Rafael Abreu

Presidente CNUS

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here