Wanda Méndez
wanda.mendez@listindiario.com
Santo Domingo

El rector de la Universidad Católica Santo Domingo (UCSD), obispo Jesús Castro Marte, está claro de los cambios que necesita el sistema educativo dominicano. Sin titubeos, señala las debilidades que ameritan ser corregidas, pero a la vez aporta soluciones.

Identificó tres puntos esenciales: la tecnología y la innovación, abandonar las carreras tradicionales y vincular las universidades con las empresas.

“Hay un problema fundamental a nivel de la enseñanza, porque generalmente se conoce al maestro de la tiza y de la pizarra. Hay que ir cambiando esa modalidad y montarse en el mundo de la tecnología, y que los maestros entiendan ese lenguaje”, planteó. El obispo Jesús Castro Marte fue el invitado al Desayuno del Listín, que presidió su director Miguel Franjul. Estuvo acompañado de Ramón García Tatis, vicerrector de Administración; Francisco Cruz Pascual, vicerrector de Investigación y Postgrado; Jorge Báez, decano de Economía y Administración; Zeneyda de Jesús Contreras, vicerrectora Académica, y Yokauris Suero, directora de Relaciones Públicas. Castro Marte sostuvo que los jóvenes de hoy han cambiado la estructura de pensamiento. “Los jóvenes entienden que cuando hay avance tecnológico ellos se van colocando en el ritmo del maestro. Cuando el maestro está lejos de esa realidad, los estudiantes no lo entienden”, expresó.

Por ello entiende necesaria la adaptación del profesorado a los nuevos tiempos, a nivel de la tecnología.

El segundo elemento que estima debe cambiar son las carreras tradicionales, citando entre ellas administración de empresa y mercadeo, que sostiene hay que darle otro enfoque. Señala que a los estudiantes ahora les está llamando la atención, por ejemplo, negocios y relaciones internacionales, lo cual atribuye a que las carreras deben tener un matiz más globalizante y menos local.

De ahí que plantea que las universidades tienen que cambiar radicalmente y colocarse en una dimensión más universal en las carreras.

Observa que las carreras de administración, de derecho, de hotelería y otras tradicionales han bajado la matrícula, porque los jóvenes tienen otro interés, que es más globalizante.

Otro aspecto esencial que la universidad no puede olvidar, dice, es la relación con las empresas, porque los empresarios son los que tienen la demanda, y son los que escucharán internacionalmente cuáles son las exigencias, cómo orientar recursos humanos y la guía empresarial.

Expuso que los empresarios deben reunirse con las universidades y hacer exigencias, para tratar de determinar qué tipo de profesionales están ofreciéndoles; qué perfil desean y cómo orientar la guía empresarial.

En ese aspecto, propone ir cambiando el lenguaje de la oferta académica, porque ya los jóvenes necesitan otras cosas, que no son las tradicionales.

Cuestiona sistema
El rector de la Universidad Católica Santo Domingo consideró que los resultados de las pruebas impartidas a los estudiantes que aspiran a ingresar a la carrera de Educación cuestionan la educación pública, porque no están saliendo con competencia.

El miércoles 11 de octubre, la ministra de Educación Superior, Ciencia y Tecnología, Alejandrina Germán, informó durante su participación en el Desayuno de Listín que de 30,000 que tomaron las dos pruebas exigidas, de Orientación y Medición Académica (POMA) y la de Aptitud Académica (PAA) del College Board, solo 1,276 estudiantes pasaron y están aptos para ingresar al programa que prometió el presidente Danilo Medina, que busca formar  a 20,000 profesores de excelencia.

“Hay que poner a esos estudiantes a nivel, para que conozcan eso, porque hasta los mismos profesores se podrían quemar”, manifestó el rector de la UCSD.

Propugnó porque se levanten estadísticas serias sobre la procedencia de los estudiantes que toman esas pruebas, y a seguidas refirió que vienen de escuelas públicas, no de colegios, y de provincias.

Cree que el problema en la calidad de los estudiantes es profundo y que viene desde el bachillerato, por lo cual entiende que para seleccionar a los estudiantes que cursarán la carrera de Educación no se debe limitar a simplemente darle un examen, sino irse al fondo del problema.

Considera que se están hablando dos lenguajes, ya que el bachillerato concluye con unas pruebas nacionales, que son muy rigurosas, y luego le dan otra prueba para entrar a la universidad.

“Ese lenguaje, cómo uno puede combinar esos dos elementos, porque si los estudiantes no comprenden, por ejemplo, el lenguaje matemático, o el lenguaje español, le están ofreciendo una cosa y después le dan otra, ellos no lo van a entender”, expresó.

(+)
RESPALDA FORMACIÓN EN CARRERAS TÉCNICAS

El obispo Jesús Castro Marte, rector de la UCSD, se identificó con los cursos técnicos, como los que imparte el Instituto de Formación Técnico Profesional (Infotep), los cuales dice ayudan mucho.

Sostuvo que a los estudiantes se les debe evaluar su capacidad y que si no pueden ingresar a la universidad, orientarlos para que hagan cursos técnicos.

“Los cursos técnicos resuelven mucho”, señaló. Y citó entre ellos los cursos de hotelería, electricidad y otros que se terminan rápido.

El vicerrector de Administración y Desarrollo, Ramón García precisó que cuando se habla de lo técnico se debe pensar en hacer inversiones. Propugnó en ese sentido porque el sector empresarial invierta en la educación técnica.

Mientras, el decano de Economía y Administración, Jorge Báez, informó que la UCSD tiene un alianza con el empresariado, mediante un programa de pasantías.

Dijo que muchas empresas reciben estudiantes de esa casa de estudios en contabilidad, economía, enfermería y otras. Enfatizó que el empresariado está de la mano con la Universidad Católica.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here