Filme japonés sobre la parálisis cerebral. Nos presenta a Yuma, una recelosa joven japonesa con parálisis cerebral y que se embarca en un viaje para convertirse en una artista de manga reconocida, experimentar su despertar sexual y llevar una vida independiente. Para ello, Yuma, en su silla de ruedas, debe sortear diversos obstáculos, desde una madre bien intencionada pero sobreprotectora, una jefa que se lleva todo el crédito de su trabajo creativo, hasta sus complejos internos que tienen que ver con su propia discapacidad. La parálisis cerebral es la causa más frecuente de discapacidad motora en la primera infancia. Su frecuencia oscila entre los 2,4 casos por cada 1000 niños nacidos y, en los niños muy prematuros, estas cifras aumentan a 40-100 por cada 1000 casos. No hay dos personas con parálisis cerebral iguales, es decir, que algunas personas vivirán prácticamente sin ninguna manifestación de su discapacidad, mientras otras requerirán del apoyo de terceras personas para la mayoría de sus actividades de la vida diaria. En RD es una estadística pendiente pues en el último censo de 2010 no fue expresamente tipificada entre el 12.3% del total de la población que tiene algún tipo de discapacidad. Su narrativa es una bofetada a la sociedad que no tiene el coraje de abordar los temas relacionados con las personas con discapacidad con el debido respeto y cuidado – o con la debida dignidad. La discapacidad se asocia comúnmente con la dependencia. El enfoque humano es quizás su mayor virtud, ya que acerca mucho la narrativa a la realidad. Yuma Takada es interpretada por la actriz Mei Kayama, quien de hecho es una persona discapacitada, usuaria de silla de ruedas, debido a una parálisis cerebral. Tiene una interpretación tan natural que acabamos teniendo la impresión de estar frente a una historia real, aunque esta es una obra de ficción. La narrativa rompe con los estereotipos, incluyendo mostrar personajes con discapacidad como ejemplos de superación o de ser víctimas de la sociedad. La discapacidad ocupa su lugar: es solo una de las características de Yuma. Y, en una época en la que los personajes superficiales son comunes, Yuma tiene una personalidad compleja, que escapa a reducciones simplistas. Al principio vulnerable e insegura, florece como una niña lúcida, sensible y fuerte, que enfrenta los desafíos con serenidad, resiliencia, audacia y decisión. En Netflix con ese título.

    HHHHH Género: drama sobre discapacidad. Duración: 115 minutos.

    Noticia anteriorPamela Rivera: Fragmentos del ser
    Noticia siguienteLa Tercera Feria San Pedro 2020
    Etzel Báez



    Source link

    • Show Comments (0)

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    comment *

    • name *

    • email *

    • website *

    Ads

    You May Also Like

    “Mi ex marido odia ser un perdedor”

    Ivana Trump “No es un buen perdedor”, dijo Ivana Trump, la primera esposa del presidente ...

    Vizcarra, un presidente que cae por la corrupción, el flagelo que combatió – Periódico El Caribe

    Lima .– Las sospechas de que recibió sobornos para adjudicar obras públicas en la ...

    Dejan en libertad al expelotero de Grandes Ligas Miguel Batista

    Santo Domingo.- El  Tribunal de Atención Permanente del Distrito Nocional otorgó este sábado la ...

    ¿Cómo han afectado los latinos al resultado de las elecciones de EE.UU.? – Periódico El Caribe

    Esto ocurre porque las inclinaciones políticas de los hispanos en el país varían según ...

    Codia pide tomen cuenta miembros en obras gobierno – Periódico El Caribe

    Santiago. El Colegio Dominicano de Ingenieros, Arquitectos y Agrimensores, pidió al gobierno actuar de ...

    Despertemos a la vida real – Periódico El Caribe

    Señor director. El domingo el parque Mirador Sur estaba lleno de familias (padres con ...