Las redes han reivindicado el derecho al mal gusto y abierto un enorme espacio a la mediocridad, la que se expresa a diario y a borbotones con la soberbia y el atrevimiento propios de la ignorancia. Gente que se cree, por el hecho de haber abierto un espacio en Twitter, con la autoridad para juzgar las posiciones e ideas de terceros, como si fueran jueces y fiscales. Los Catón del siglo XXI, sin el talento de aquél militar, brillante escritor y político romano que hizo de la censura un muro de defensa de las tradiciones romanas frente a las influencias helenísticas procedentes de Oriente. Entusiastas de su intolerancia e incapaces de convivir con criterios que no sean los suyos, sin estar conscientes del flaco servicio que se prestan a sí mismos.

    Con todo el daño que le hacen a la convivencia democrática, esta gente parece ser feliz en la oscuridad en que se mueven. No aportan nada al debate de los problemas nacionales. Están en las redes con el solo propósito de juzgar lo que no entienden. Navegan en las aguas del más pernicioso de los radicalismos. El más improductivo. El que no se sustenta en nada. Les basta y se bastan a sí mismos con la descalificación.

    Escriben sobre lo que no comprenden e intentan herir cuantas ideas se agreguen a la discusión pública de la realidad nacional. No asimilan que puedan estar errados porque esa admisión solo cabe en mentes abiertas al diálogo y esa mágica palabra está fuera de su comprensión. Es la clase de gente que contamina todo esfuerzo por llegar a entendimientos, cuando la irracionalidad los obstaculiza. Prefieren llegado el momento de la discusión, sentarse sobre la mesa y no a la mesa. Y es entonces cuando sus glúteos, al moverse, destruyen cuanto se ha puesto sobre ella.

    Su único aporte es su total desconexión con la razón, lo que confirma la lamentable realidad de cuán lejos estamos aún para asegurarnos una discusión seria y sana de los problemas nacionales.

    Noticia anterior¿Volver a las aulas?
    Noticia siguienteRumor negativo para el PRM



    Source link

    • Show Comments (0)

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    comment *

    • name *

    • email *

    • website *

    Ads

    You May Also Like

    El barrio Don Bosco – Periódico El Caribe

    Otrora uno de los mejores barrios para vivir y criar los hijos, Don Bosco ...

    El gobierno y la 28-01 – Periódico El Caribe

    La situación generada en torno a la derrumbada ley 28-01 refleja claramente que el ...

    El mejor lugar – Periódico El Caribe

    Constantemente anhelamos, recordamos y hablamos de ese lugar maravilloso, hermoso, incomparable en el que ...

    ¿Habrá sanción?

    El ataque al Congreso Nacional el jueves pasado es la continuación de lo ocurrido ...

    Traición a su propia causa – Periódico El Caribe

    El Código Penal de la República Dominicana establece la prevaricación como el crimen cometido ...

    Es tiempo ya – Periódico El Caribe

    Luego de casi un año de que el mundo se viera afectado por la ...