La revolución francesa trajo consigo un modelo humanista creador de la idea de establecer límites al ejercicio del poder punitivo estatal. Con ella se establecieron muros de contención a los actos arbitrarios del Estado muy característicos del modelo absolutista derribado por la propia revolución.

    Dado que el derecho penal es fuente de violencia aunque legitimado por la ley, resulta propicio que se establezcan límites que aseguren que su aplicación resulte lo menos agresiva posible siendo más humana y razonable.

    El modelo político adoptado por cada Estado viene entonces a servir de marco al derecho penal que debe, precisamente obedecer a la orientación política asumida. El modelo de Estado Social y Democrático de Derecho, asumido por nuestra Constitución así como los derechos fundamentales consignados en ella, indican la misión y fines que contornan el derecho penal.

    La legitimación del derecho penal depende de su apego a los principios constitucionales y de los los derechos fundamentales establecidos por la Carta Magna. Igualmente, estos constituyen, la fuente de protección de los bienes jurídicos tutelados. Tales principios se erigen en base fundamental y en viva expresión de los principios morales recogidos por la Constitución.

    El derecho penal, entonces, debe estar plenamente vinculado con las funciones de su dogmática y, por tanto, éste como la política criminal a la que obedece, deben sujetarse a los principios que impone la Constitución.

    La Constitución dominicana, al asumir el modelo de Estado Social y Democrático de Derecho, ha optado por la realización de un orden social justo, que implica el diseño de una dogmática penal que debe procurar que el ejercicio del poder punitivo sea, a la vez de eficiente, respetuoso de las garantías.

    Todo lo anterior plantea la necesidad de pensar el derecho penal desde la constitución y, probablemente, se llegue al punto de que, en su enseñanza haya que incluir una asignatura específica bajo el nombre de «Derecho penal constitucional».

    El proyecto de Código Penal aun pendiente de aprobación, contiene -en su parte introductoria- una serie de principios que modelan una dogmática penal que procura un equilibrio entre la eficiencia y la garantía, aun a sabiendas de que estos dos conceptos habrán de cohabitar en permanente tensión.



    Source link

    • Show Comments (0)

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    comment *

    • name *

    • email *

    • website *

    Ads

    You May Also Like

    “El mejor” – Periódico El Caribe

    En su libro “Peak”, los autores Anders Ericsson y Robert Pools plantean que no ...

    El juramento de Mike Pence – Periódico El Caribe

    Permítaseme iniciar esta entrega de hoy con dos reflexiones sobre el sistema de gobierno ...

    Muerte sin dignidad en la pandemia – Periódico El Caribe

    B en-Hur es una de película que está considerada entre las obras maestras del ...

    Mensaje de Reyes Magos – Periódico El Caribe

    Estimados [email protected]: Ustedes son muy olvidadizos, pues nos están pidiendo cosas que no tenemos ...

    Crucemos los dedos – Periódico El Caribe

    ¿Sabrá Joe Biden lo que le espera? ¿Sabrá ese hombre que no empieza a ...

    Sacar fuerzas en la adversidad – Periódico El Caribe

    Tocando fondo es el título de un libro de mi autoría que abarca un ...