Los sanjuaneros son afortunados. Han contado con un hijo pródigo, una suerte de superministro durante los gobiernos de Leonel Fernández y el PLD. Su brazo ejecutor no tuvo límites. Pueblo agradecido lo ha honrado con su solidaridad, en las malas. Cuando la necesitó, reiteradamente le dio su voto. Luego heredó la presidencia de la República, un sanjuanero de pura cepa que igual impulsó el progreso local. Y ahora, un presidente que se ha enamorado de la villa de Anacaona. La visita, anuncia e impulsa obras, y tras él, ministros y viceministros empeñados en impulsar el salto total hacia el desarrollo. Hasta la procuradora general lo visitó. ¡Qué dicha la de San Juan!

    Noticia anteriorPaís de la Edad Media
    Noticia siguienteDía del Trabajo y difícil situación de los empleados



    Source link

    • Show Comments (0)

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    comment *

    • name *

    • email *

    • website *

    Ads

    You May Also Like

    Y las próximas dosis… – Periódico El Caribe

    Las autoridades de Salud anunciaron en marzo que el tercer millón de las vacunas ...

    Cada vez peor – Periódico El Caribe

    Sin “terminar de contar” fallecidos y heridos por accidentes de tránsito de la Semana ...

    La pelota es un negocio – Periódico El Caribe

    Si hay algo garantizado es el final. Muchas veces hasta sin que se comience ...

    Drama de la educación ajena que pone a pensar – Periódico El Caribe

    Circula en el internet, el drama de una profesora puertorriqueña, que llorando, hace una ...

    El ascenso diplomático: un derecho humano – Periódico El Caribe

    El ascenso dentro de la carrera diplomática es la promoción a la categoría inmediatamente ...

    ¿Por qué ya no doy “bolas”? – Periódico El Caribe

    Hace años solía dar “bolas” a los que veía en las calles solicitándolas. Me ...