Pasamos por caminos que nunca pensamos recorrer, de la misma forma hemos vivido noches en vilo, pruebas que no tienen para nosotros ningún sentido, luchamos por ordenar la mente, revisamos nuestras acciones, hacemos introspección a cada sentimiento del alma, nos arrepentimos, y aunque nos sabemos imperfectos, también reconocemos el hecho de que no hay indicio alguno de una razonable causa. Se tambalea nuestro mundo sin un por qué… Pero Dios ha estado gestando su magnífica obra contigo, sin ruidos ni pausas, y a su mandato los rocosos suelos se abren. Aquella inexplicable tormenta, desaparecerá y el acosante dolor te abandonará. Así, también llegarán a tu vida aquellas bendiciones que como lluvia de gracia el Altísimo diseñó para ti, y cuando llega la hora, Dios no admite demora.

    Noticia anteriorHuáscar Ynoa sigue con el bate encendido
    Noticia siguienteAgencias de empleos



    Source link

    • Show Comments (0)

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    comment *

    • name *

    • email *

    • website *

    Ads

    You May Also Like

    «más» no es lo mismo que «mas» – Periódico El Caribe

    El adverbio y adjetivo comparativo más y la conjunción adversativa mas son palabras distintas, por lo que no es ...

    La institucionalidad va, con vientos de no retorno – Periódico El Caribe

    La elección de una directiva de la Cámara de Cuentas que no responda a ...

    Sí, este país se jodió – Periódico El Caribe

    El hecho de que el Senado de la República Dominicana (que existe porque aquel ...

    ¿Qué nos pasa? – Periódico El Caribe

    En tiempos pasados tuvimos alguna campaña, tímida, sobre convivencia pacífica, implementada por fiscalía u ...

    Las aguas del Masacre – Periódico El Caribe

    Para quienes tienen conciencia de que el río Masacre suele pasarse a pie, es ...

    Es Tony – Periódico El Caribe

    No hay que rendir cultos a la directora de Ética e Integridad Gubernamental, Milagros ...