Los excesos de la prensa suelen ser muchas veces, en determinadas circunstancias, tan o más perniciosos para la libertad que los de un gobierno. Y sus muestras de arrogancia compiten con la prepotencia que ella le atribuye a sectores oficiales y políticos no siempre en ejercicio de funciones públicas, envanecidos con la ilusión de un poder que a la postre resulta tan efímero como la vida misma.

    Tengo años advirtiendo sin éxito del peligro que para la existencia de la prensa independiente tienen algunas muestras del peor periodismo que se da en algunas estaciones de radio y televisión, con gente de escasa preparación, y con otras con muy alta educación académica, lo cual es más penoso todavía. Gente convencida de que la obscenidad es la mejor manera de llegar al público y alcanzar notoriedad en los medios; que no escatima palabras para ofender a terceros y hacer acusaciones de toda índole, sin posibilidades de probarlas. Espacios cedidos por dueños de medios a quienes se creen creadores de presidentes y a otras furiosas voces, para los cuales no hay límites de ninguna especie. Propietarios ignorantes de que la ley les hace también responsable de esos excesos.

    La situación es grave por cuanto una de las labores esenciales e irrenunciables de una prensa independiente y crítica es encarar los excesos de la autoridad pública e incurrir en ellos le despoja de toda autoridad moral, e incluso legal, para asumir su importante papel en una sociedad democrática. No estoy seguro de que los directores y propietarios de medios que lo permiten están conscientes de las consecuencias, pero obviamente les resulta un buen negocio.

    El asunto es que si los medios no fijan por cuenta y voluntad propia los límites de su responsabilidad, tendrán un día que coexistir con las que le fije un gobierno. Ese ha sido el caso de muchos países donde periodistas y propietarios han tenido que irse al exilio.

    Noticia anteriorEl inmenso genocidio
    Noticia siguienteRosario ve a miembros JCE les falta carácter
    Miguel Guerrero



    Source link

    • Show Comments (0)

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    comment *

    • name *

    • email *

    • website *

    Ads

    You May Also Like

    Danilo, nuevo caudillo – Periódico El Caribe

    “Danilo no come pendejá… no come… no come pendejá”. Este parafraseado estribillo del difunto ...

    Asumir – Periódico El Caribe

    Existe una realidad, 2020 ha sido el año de mayores retos para la humanidad ...

    Suprema Corte de EUA – Periódico El Caribe

    La selección de los jueces a la corte suprema de cualquier país es un ...

    El valor de la democracia – Periódico El Caribe

    Las dictaduras y los gobiernos autoritarios son más fáciles de sostener que una democracia ...

    Cambio / evolución / transformación – Periódico El Caribe

    Señor director. La llegada del telecable dio un giro evolutivo a la televisión, había ...

    Una bofetada al sistema de pensiones – Periódico El Caribe

    El acto de justicia que acaba de iniciar el presidente Luis Abinader al proceso ...