Una de las prácticas que debemos superar en los procesos electorales es la de atiborrar la geografía nacional con vallas, letreros y afiches promocionales de los candidatos, que afean las ciudades y carreteras y crean contaminación visual, y en muchos casos un peligro para los conductores, cuando esa promoción oculta señales de tránsito. Finalizada la campaña con la elección de un nuevo Gobierno y otro Congreso, cabe ahora esperar que los partidos y los candidatos que no lo han hecho todavía, cumplan con la obligación de limpiar las áreas que han embadurnado con su propaganda, para facilitar, por lo menos el necesario tránsito hacia la normalidad.

    En la mayoría de los países la difusión de este tipo de publicidad está muy controlada y la violación de las normas se paga a veces con la anulación de candidaturas o fuertes penalidades económicas. Ese control impone los lugares donde se permite el despliegue de material promocional y su volumen. También establece plazos para el retiro y el incumplimiento de la norma implica también sanciones para aquellas autoridades responsables de hacerlas cumplir.

    Nada de eso se observa en nuestro país, donde los partidos abusan de esa debilidad institucional y no se sienten obligados a respetar el entorno físico de aquellos a quienes cortejan por sus votos. He escuchado algunas voces ordenando a sus equipos el retiro de su publicidad promocional, pero poco de eso ha ocurrido, a excepción de la propaganda del candidato perdedor del PLD, y algunos ciudadanos se han quedado a la espera de que alguien asuma esa tarea. Y digo algunos porque está muy claro que a mucha más gente le importa tal vez un bledo que las paredes, los parques y los postes del tendido eléctrico de los sectores donde residen estén repletos de promoción electoral que el viento, la lluvia y el sol deterioran, afeando el ambiente en el que crecen sus hijos y nietos.

    Noticia anteriorPacheco insta a poner fin a la mora legislativa
    Noticia siguienteEl país registra 36 muertes por el coronavirus en un día
    Miguel Guerrero



    Source link

    • Show Comments (0)

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    comment *

    • name *

    • email *

    • website *

    Ads

    You May Also Like

    Los padres y los colegios – Periódico El Caribe

    Uno de los aspectos más difíciles de esta pandemia ha sido la relación colegio-padres.La ...

    Entre creencias del hombre del campo – Periódico El Caribe

    En la cultura de los hombres del campo dominicano, existen múltiples creencias que los ...

    Los otros cambios en la JCE – Periódico El Caribe

    Gracias al aborto de las elecciones municipales del 16 de febrero, a la firme ...

    Correo de los lectores

    Reconcíliate con tu cuerpo Señor director. Se dice que nuestro cuerpo es prestado, que ...

    Compañía de Inversiones del Estado Dominicano – Periódico El Caribe

    Después de haber crecido 5.9% en 1964, el PIB real cayó 11.7% en 1965 ...

    Con buen pie – Periódico El Caribe

    Una evaluación de la primera semana del presidente Luis Abinader sugiere que comenzó con ...