Nueva York.- Un estudio de United Hospital Fund (UHF) y Boston Consulting Group, divulgado la semana pasada, establece que más de 4,200 niños han quedado huérfanos en esta ciudad, entre los meses de marzo a julio, luego que uno de sus padres falleciera a causa del COVID-19.

    La mayoría de los infantes son de familias afroamericanas e hispanas de bajos recursos y alrededor del 57% viven en El Bronx, Brooklyn o Queens. Asimismo, figuran decenas de orígenes dominicanos, ha podido comprobar el autor de esta crónica.

    El estudio muestra que la crisis de salud está generando un costo económico profundo y potencialmente duradero en los niños que ya están devastados por la muerte de sus seres queridos.

    El informe es un retrato crudo de las consecuencias en los menores que perdieron a un padre o tutor por COVID-19. El estudio destaca que los afroamericanos e hispanos experimentaron muertes parentales al doble de la tasa de asiáticos y blancos.

     Es el caso de 1 por cada 600 niños afroamericanos y 1 en 700 hispanos, en comparación con 1 entre 1,400 menores asiáticos y 1 por 1,500 blancos, según el informe.

    “Esta pandemia no se parece a nada que hayamos visto antes. La comparación más cercana son los atentados del 11 de septiembre del 2001, cuando más de tres mil niños perdieron a un padre”, comentó Suzanne Brundage, directora de la Iniciativa de Salud Infantil de UHF y coautora del informe.

     Añadió: “Perder a un padre o cuidador durante la niñez, aumenta el riesgo de que el niño desarrolle una variedad de malos resultados a lo largo de su vida”. Además, el estudio encontró que casi 325 mil niños han sido empujados hacia la pobreza debido al impacto económico del COVID-19.

    Sus autores estiman que durante el próximo año se necesitarán 800 millones de dólares en vivienda, alimentos, seguro médico e inversiones en aprendizaje remoto, para satisfacer las necesidades básicas de los aproximadamente 300 mil menores de edad que se acercan o se encuentran en la línea de pobreza en la Gran Manzana.

    Además, los efectos a largo plazo en los niños podrían costarle al estado de NY aproximadamente mil 700 mil millones de dólares durante los próximos 50 años, más 8 mil 500 millones en ingresos perdidos debido a las interrupciones del aprendizaje durante la pandemia.

     

    Por. Ramón Mercedes



    Source link

    • Show Comments (0)

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    comment *

    • name *

    • email *

    • website *

    Ads

    You May Also Like

    Danilo acorraló la militancia peledeísta

    EL AUTOR es periodista y catedrático universitario. Reside en Santiago de los Caballeros. Por ...

    Cambian audiencia caso Odebrecht para 29 de octubre tras jueza dar positivo a Covid-19

    Santo Domingo.- La presidenta del Primer Tribunal Colegiado de la Cámara Penal del Distrito ...

    ASONAHORES: Abrir hoteles es acto de fe y compromiso con Rep. Dominicana

    Paola Raineiri SANTO DOMINGO.- República Dominicana mantiene sus condiciones y recursos de primer nivel para ...

    Embajadores de Italia y RD abordan importantes acuerdos –

    Edoardo Pucci y Fernando Pérez Memén. SAN SALVADOR.- Los Embajadores de Italia y República ...

    Rays protagonizan un final poco esperado y empatan la Serie Mundial

    Houston (EE.UU.), 24 de Octubre (EFE).- El duelo por el título de la Serie ...

    Estados Unidos supera los 225.000 muertos por la covid-19

    Washington, (EFE).- Estados Unidos superó este domingo los 225.000 muertos por la covid-19, según ...