Relata Elaine Sólowe del Kibbutz Ketúra en Israel haber sembrado una semilla de dátil de 2.000 años, encontrada por arqueólogos en Masada. Apodado “Matusalén”, el hoy árbol tiene ya siete años. Este asombroso descubrimiento y aún la decisión de hacer germinar a “Matusalén” nos ilustra sobre tantas verdades potenciales atrapadas en la sequía de corazones, que no tienen la fe para hacer que germinen las promesas de antaño. La terquedad, la dejadez y la incredulidad conspiran para dar por perdida e insignificante, en las arenas del olvido, las semillas de bendición que Dios nos entrega.

    Un corazón inteligente es diligente, valora, cuida y ama sabiamente. Dios señaló tú corazón para hacer germinar milagros sin precedentes. Creer es sonreír cuando la lluvia del cielo cambia la aridez de nuestra lógica desesperanza.

    Noticia anteriorInevitable
    Noticia siguienteEl Reid Cabral opera con ventiladores prestados
    Lucy Cosme



    Source link

    • Show Comments (0)

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    comment *

    • name *

    • email *

    • website *

    Ads

    You May Also Like

    Frase insuperable – Periódico El Caribe

    Dado a una innegable vagancia intelectual, hastiado de la rutina covidiana y presupuestaria y ...

    Grave admisión – Periódico El Caribe

    Es muy grave la admisión del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales de ...

    Ojo a la Cámara – Periódico El Caribe

    La Cámara de Cuentas es uno de los organismos especializados que forman la estructura ...

    ¡Cambios que valen! – Periódico El Caribe

    Escucho decir a quienes hablan de cambios que “no se tiene miedo a comenzar ...

    A mi hermano menor – Periódico El Caribe

    Conocí a Francisco Aneurys Pimentel Cabral por la vía del también hermano Fausto Arnaldo ...

    Otra vez las ocupaciones – Periódico El Caribe

    El derecho de propiedad en materia de tierra está siempre bajo amenaza. Las denuncias ...