Se dice que nosotros, dominicanos, “ponemos candado después que nos roban”. No somos preventivos, es decir, sino reactivos. En la cuestión de las bebidas alcohólicas fabricadas clandestina e ilegalmente, problema viejo, como resaltó recientemente don Celso Marranzini, por las autoridades nunca mirarlo tenemos otras 100 muertes; en 2020 fueron 237. Este nuevo Gobierno ha tomado acción, contrario al anterior, y eso se saluda. Pero indignante que la acción oficial llegue tras tantas fatalidades. Bueno, se espera siquiera que de los operativos coyunturales, nuestra respuesta acostumbrada cuando se agudizan determinados ilícitos, pasemos a ser esta actividad criminal eliminada, con labor de inteligencia y coordinación interinstitucional firme, instituida. No más tolerancia a esta asesina de gente pobre, esencialmente, hasta ahora.

    Noticia anteriorYvonne Losos conquista una justa en Florida
    Noticia siguiente¡Súbele al futuro!



    Source link

    • Show Comments (0)

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    comment *

    • name *

    • email *

    • website *

    Ads

    You May Also Like

    Bosch y la Iglesia (12) – Periódico El Caribe

    En la pastoral de censura a la nueva Constitución promulgada el 29 de abril ...

    Y las próximas dosis… – Periódico El Caribe

    Las autoridades de Salud anunciaron en marzo que el tercer millón de las vacunas ...

    Bosch y la Iglesia ( y 14) – Periódico El Caribe

    El trato de Bosch con los militares se hizo difícil por el poco conocimiento ...

    Iberoamérica – Periódico El Caribe

    A propósito de la 27ª Cumbre Iberoamericana y pandemia de covid-19, estos países tienen ...

    Derecho al trabajo: rol del Estado – Periódico El Caribe

    El trabajo es esencial para el bienestar humano, está en el centro de las ...

    La provocación de Botello – Periódico El Caribe

    La semana pasada el presidente de la Cámara de Diputados, Alfredo Pacheco, y el ...