Incursioné en negocio de hospedaje y en septiembre pasado renté una habitación de mi casa. Recibí mi primer-y único hasta ahora- huésped, un turista canadiense. Para entonces mi barrio no recibía agua potable; alta proporción del ingreso por el alojamiento se fue a compra de camiones de agua. Por otra parte, llegado el visitante le expliqué que el país sufría inmisericordes apagones desde siempre pero que el nuevo Gobierno había prometido acabarlos. Para mi alivio, efectivamente la luz nunca se fue, no hubo situación con eso. Un mes después, el huésped partió satisfecho; me otorgó máxima calificación. Pero yo no hice negocio por el alto gasto en agua, y hubiese sido peor la experiencia sin Edesur ayudar.

    Noticia anteriorTin Marín de Do Pingüé
    Noticia siguienteSe retrasa la aplicación de la segunda dosis de la vacuna



    Source link

    • Show Comments (0)

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    comment *

    • name *

    • email *

    • website *

    Ads

    You May Also Like

    Las buenas notas de la UNPHU – Periódico El Caribe

    La campaña de vacunación continuó durante los días de la Semana Santa. En el ...

    Playas llenas – Periódico El Caribe

    Tendemos a normalidad, pero eso no es igual a que el peligro del coronavirus ...

    Señales TV, siete años de compromiso y valores – Periódico El Caribe

    Hace siete años, junto a Zinayda, mi eterna compañera y cómplice, dimos el paso ...

    Mantener la cordura

    Ayer, con la celebración del Domingo de Ramos, inició formalmente el período de la ...

    Mejor hacer algo nuevo – Periódico El Caribe

    Sugerencia a las cuchucientas personas de la súper comisión dispuesta por el presidente Abinader ...

    Cambio “normal” – Periódico El Caribe

    A propósito de que ahora hablamos de cómo la pandemia coronavirus cambió nuestras vidas, ...