La experiencia del gasto en camiones de agua con mi primer huésped forzó a aumentar la tarifa del hospedaje. Cuestión económica simple, cubrir gastos y lograr alguna ganancia. Pero desalentó el negocio: ningún otro huésped seis meses después. En diálogo con ejecutivos de la Caasd, a propósito del deficiente suministro de agua en mi sector residencial, les pregunté si tenían idea del componente de pobreza y mala calidad de vida, significado en no recibir el agua. La economía colaborativa global y tecnología me facilitan realizar en casa una actividad legítima para generar ingreso económico; sin embargo, nuestros malos servicios públicos castran mi iniciativa de prosperidad. Bueno, “agradecer” el chance que me dieron con el de electricidad.

    Noticia anteriorBiodiversidad costera exhibe avances
    Noticia siguienteDad la cara



    Source link

    • Show Comments (0)

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    comment *

    • name *

    • email *

    • website *

    Ads

    You May Also Like

    El derecho a la libertad de expresión y pensamiento en la democracia – Periódico El Caribe

    La libertad de expresión es un derecho universal que todas las personas pueden ejercer. ...

    Seamos puentes, no muros – Periódico El Caribe

    El gobierno anunció la construcción de un muro en nuestra frontera, abarcando 190 kilómetros ...

    Recordando al “gran timonel”

    Años han transcurrido desde el desmembramiento del comunismo en la antigua Unión Soviética y ...

    El futuro es otra tarea pendiente – Periódico El Caribe

    Las elecciones del 2020 ofrecían la posibilidad de un esfuerzo de la comunidad política ...

    ¿Cómo colabora la ciudadanía?

    Uno de los más serios problemas que enfrenta la Policía en su misión de ...

    Ayudar a Haití – Periódico El Caribe

    El gobierno dominicano, a través de la Cancillería, abordó la situación de Haití el ...