Manuel Pérez Bella

    Santo Domingo, oct (EFE) (imágenes: Orlando Barría ).- Natalia (nombre ficticio) se fugó de su casa en el interior de la República Dominicana en la víspera de su boda, a los 16 años, tratando de huir de un matrimonio con un hombre al que no amaba y que le llevaba diez años.

    Pero su madre le dio caza, la llevó a la iglesia y, mientras le colocaba la tiara, la amenazó: «si cuando te pregunten que si tú aceptas casarte con él, tú dices que no, yo te mato y me mato yo».

    El recuerdo de los golpes que le había propinado su madre en otras ocasiones para impedirle que dejara a su novio dotaba a la amenaza de muerte de una credibilidad incontestable.

    Así que la joven no tuvo más remedio que acatar la orden materna y comenzar una vida en común con un hombre por el que no sentía ningún afecto y con el que, al cabo de 15 años de relación, ya ha procreado cuatro hijos.

    El día de su boda, Natalia pudo constatar que no estaba sola. Le rodeaban sus primas, todas ellas casadas o con novios formales en la adolescencia.

    Una imagen que constata una dura realidad para las niñas en República Dominicana: uno de los países con mayor número de matrimonios infantiles del mundo.

    Al menos una de cada cinco dominicanas termina casada o en uniones informales siendo menores de edad, y en muchas ocasiones, con hombres que les doblan la edad.

    En estos momentos, en el país caribeño tramitan dos iniciativas que tratan de prohibir el matrimonio infantil, una por la vía judicial y otra por la legislativa, pero las estadísticas muestran que el problema está tan profundamente arraigado que escapa a los límites de la ley.

    De hecho, en el 12 % de las bodas o uniones que se registran en el país la novia tiene menos de 15 años, que es la edad mínima permitida por ley, una cifra que duplica la media de América Latina (5 %), según datos de Unicef.

    A LA FUERZA

    El principal motivo que explica tal cantidad de matrimonios infantiles forzosos «tiene mucho que ver con la cultura machista, con la cultura patriarcal que sigue estando presente en la cultura dominicana, independientemente de la clase o la condición económica», explica a Efe la directora de la ONG Plan Internacional en República Dominicana, Virginia Saiz.

    También inciden factores como la expectativa de salir de la pobreza, la violencia intrafamiliar, la hipersexualización de las niñas, o la religión. Este último fue el caso de Natalia: su madre no concebía que su hija pudiera tener más de una pareja en la vida.

    La presión de la madre continuó incluso después de la boda, obligando a su hija a satisfacer el apetito sexual de su marido contra su voluntad.

    «Cuando yo tenía que tener relaciones con él, con alguien que yo no amo, que yo no amaba, que ya era obligatorio, muchas veces él me decía cuando yo no quería: voy a hablar con tu mamá. Y como mi mamá es fuerte, yo le tengo miedo, tiene un carácter fuerte, yo accedía. No había de otra», dice con resignación.

    Ahora, Natalia asegura que se ha «acostumbrado» y que aguanta con su marido por el sentido de «responsabilidad», para criar a los cuatro hijos que tienen en común.

    ESCAPATORIA AL MALTRATO

    A los 16 años, Yorllina Cuevas conoció a su futuro marido, entonces de 28 años, mientras lavaba ropa en un canal en La Lista, una aldea en la provincia de Barahona (suroeste), una de las zonas más pobres del país y con tasas más elevadas de bodas infantiles.

    Él se sorprendió por los moretones en el rostro y en el torso de Yorllina, causados por las constantes palizas que le daba su padre. Ella vio en aquel hombre una escapatoria.

    «Era como buscar una protección, mi padre nos maltrataba mucho a mí y a mi madre. Era buscar un refugio, no porque pensaba que yo estaba preparada para un hogar o una familia», argumenta.

    Pocos meses después, ya casados, se mudaron a la capital. Yorllina enseguida se quedó embarazada y descubrió entonces el carácter de su marido, un hombre controlador que no la dejaba salir con amigas, ni elegir su ropa.

    «Fue bien difícil para mí. Y con una barriga bastante grande y primera vez que estaba embarazada y sin nadie alrededor de mi familia. Yo me sentía como que si vivía como un secuestro, pero conociendo al secuestrador».

    El estrés de la relación, asevera, le llegó a provocar un aborto.

    En una huida hacia adelante, con 21 años Yorllina dejó a aquel hombre y conoció al padre de su segundo hijo, que le sacaba 20 años de edad. Pero debido a presiones paternas, la relación acabó.

    Años después conoció a un hombre de su misma edad con el que congenió y tuvo un tercer hijo, pero la relación tampoco fructificó por las infidelidades de él.

    Ahora vive sola con sus tres hijos en una casa de ladrillo de cemento desnudo y techo de zinc, frente a una calle de tierra en su pueblo natal.

    RIESGOS PARA EL EMBARAZO

    Una de las consecuencias más palpables de las uniones tempranas son los embarazos adolescentes, que acarrean mayores riesgos tanto para la madre como para el feto.

    El 19,1 % de las adolescentes dominicanas de hasta 19 años ha estado embarazada alguna vez, según los datos de la encuesta oficial Enhogar, divulgada en septiembre pasado por el Gobierno.

    Tres de cada cuatro embarazos adolescentes en el país son consecuencia de una unión temprana.

    Con apenas 15 años, Maiky Adames se quedó embarazada de gemelos, pero perdió a uno de los dos durante la cesárea que le hicieron antes de llegar a los ocho meses de gestación, una intervención que a ella casi le cuesta la vida.

    «El niño duró 17 días en la incubadora. Se moría, revivía…», recuerda Maiky. Tras múltiples hospitalizaciones, su hijo salió adelante. A los 13 años, le han quedado como secuelas la dificultad para hablar y un 75 % de sordera. «Ha sido un proceso muy difícil que no todas las jóvenes lo aguantarían», advierte.

    MADRES SOLAS

    La necesidad de criar a los hijos y de darles sustento, en muchas ocasiones sin un marido al lado, aboca a muchas de estas mujeres a permanecer en la pobreza.

    Maiky hace tiempo que no recibe la pensión alimenticia por parte de su primer novio. «Al principio sí, se hizo responsable, pero luego fue cambiando. Tuvo muchos más hijos y se fue olvidando de los más grandes», apostilla.

    La responsable de Plan Internacional, ONG que trabaja en la prevención de estos enlaces prematuros, subraya que «en la mayoría de los casos», las relaciones ni siquiera perduran en el tiempo. «No son historias de amor románticas que triunfan», dice Virginia Saiz.

    «Que una niña menor de 18 años se case, sea madre, implica en la mayoría de los casos que su futuro potencial de tener un trabajo, de estudiar, se queda ahí. En la mayoría de estos casos, son niñas que no culminan la educación básica y que por tanto no van a poder acceder a ningún tipo de empleo profesional», elabora.

    RENUNCIAS Y SACRIFICIOS

    Este también fue el caso de Jeidy Dotel. La relación con su pareja terminó cuando ella acababa de cumplir los 17 años y su bebé tenía apenas «seis o siete meses». A partir de ahí, tuvo que dejar sus estudios en segundo plano para sacar adelante al bebé.

    «Tuve que renunciar a mis estudios durante dos años, tuve que terminar el bachillerato prácticamente informal, yendo una sola vez a la semana (…) Luego ingresé a la universidad, me retiré de la universidad, luego volví e hice un reingreso…».

    Años más tarde, casada de nuevo, acaba de colgar su flamante diploma de Magisterio Infantil en la sala de estar, junto a un abecedario y una tabla de multiplicar, de las que se sirve para educar a sus niños mientras las escuelas están cerradas por la pandemia.

    Por ese mismo motivo, el COVID-19, Jeidy no ha podido comenzar a ejercer de profesora y sigue trabajando con su marido en una minitienda de comestibles que ocupa la fachada de su humilde casa de madera, situada en Las Maguanas, un poblado en la zona rural de la provincia de San Juan (oeste).

    DE EMPLEO EN EMPLEO

    Al igual que Jeidy, Natalia, Yorllina y Maiky interrumpieron sus estudios a consecuencia de sus relaciones seguidas de rápidos embarazos. Tres de las cuatro han transitado por empleos con los que mal da para subsistir.

    Tras abandonar la idea de estudiar Enfermería, Maiky pasó de empleo en empleo, hasta que hizo un curso de belleza y ahora se dedica a arreglar el pelo a las clientas en su propia casa, situada en las afueras de la ciudad de San Juan de la Maguana, donde comparte techo con sus tres hijos, su madre, su hermano y la mujer de este.

    Yorllina llegó a empezar la licenciatura de Enfermería, pero la abandonó cuando regresó a su pueblo natal para separarse de su primer marido. Hoy en día mantiene a sus tres hijos con el salario que gana en una banca de lotería, que ronda los 6.000 pesos (unos 103 dólares).

    Natalia proyectaba en su imaginación que sería madre después de ser profesional. Pero al tener un hijo tras otro, tardó cinco años en terminar el último curso de secundaria.

    Además de sacrificar sus estudios, puntualiza, también tuvo que renunciar a su juventud.

    «Tuve que renunciar a mi adolescencia, a salir con mis amistades, a hacer lo que yo quería, a desarrollarme como adolescente, a experimentar cosas. Yo no he vivido (…) esa oportunidad me la arrebataron de las manos».

    LAS LEYES DE LA DISCORDIA

    El matrimonio está permitido en República Dominicana a partir de los 15 años para la mujer y de 18 años para el hombre, aunque un juez tiene potestad para autorizar una boda a edades más tempranas.

    Esta norma figura en el Código Civil de 1884, un texto decimonónico aún en vigor a pesar de que numerosos juristas denuncian que es una ley anticuada y que choca de frente con la Constitución actual.

    Más reciente (1997), pero no menos polémico, es el artículo del Código Penal que exime de la cárcel al hombre que extraiga de casa o deje embarazada a una menor en el caso de que se case con ella.

    INTENTOS DE PROHIBICIÓN

    Actualmente, el Tribunal Constitucional está estudiando un recurso de inconstitucionalidad que aspira a vetar esas dos disposiciones legales.

    La sentencia será dictada como pronto a partir de finales de noviembre, pero si no hay unanimidad, las deliberaciones se pueden dilatar más tiempo.

    Otra vía legal que podría resultar en la prohibición de los matrimonios infantiles es una iniciativa de ley presentada en septiembre por el diputado José Horacio, del partido minoritario Alianza País, cuyo trámite parlamentario se prevé más lento.

    UN PROBLEMA QUE VA MÁS ALLÁ DE LA LEY

    En cualquier caso, la prohibición no resolvería el problema, según coinciden los expertos, puesto que en la actualidad, muchos matrimonios ya suceden fuera de la ley.

    Las cifras más alarmantes se dan entre la población del quintil más pobre, en el cual el 59 % de las niñas y adolescentes se casa o se une antes de los 18 años y el 23 % antes de los 15.

    «La modificación de la legislación es un paso fundamental, pero no suficiente. La ley manda un mensaje a la sociedad de lo que se aspira en términos de derechos para las niñas y las adolescentes. Pero el matrimonio infantil y la unión temprana no son percibidos en las comunidades, sobre todo en las más pobres, como un problema grave», dijo a Efe la representante de Unicef en el país, Rosa Encarte.

    EL DILEMA DE LOS LEGISLADORES

    Que la legislación no haya avanzado para proteger a las menores no es una sorpresa, ya que las relaciones con menores están tan normalizadas en el país, que se han dado casos entre los propios parlamentarios.

    El caso reciente más sonado es el del exdiputado y exsenador Bernardo Alemán, actualmente de 64 años y quien ha sido llevado a la Suprema Corte de Justicia por denuncias de violación por parte de dos menores edad.

    El caso de Alemán lleva dos años en el Supremo, sin ser juzgado, y ahora podría pasar a la jurisdicción convencional, dado que perdió el escaño de diputado en agosto pasado.

    Alemán ha rechazado hablar con Efe para este reportaje.

    Otro de los casos más sonoros fue el del diputado Ramón «Papo» Fernández, que pasó seis meses en prisión en 2013 por haber sustraído de su casa a una niña de 13 años de edad, con la que mantuvo relaciones sexuales durante seis meses.

    Papo Fernández, sin embargo, se libró de ser juzgado por el delito de violación, castigado con penas de 10 a 15 años de cárcel, a pesar de que el Supremo consideró probadas las relaciones sexuales. Tras cumplir su condena, regresó a la Cámara baja recuperando su título de honorable diputado.



    Source link

    • Show Comments (0)

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    comment *

    • name *

    • email *

    • website *

    Ads

    You May Also Like

    La tormenta Eta castiga ahora al sur de Florida con vientos y lluvias

    Miami,(EFE).- El sur de Florida amaneció este lunes con calles inundadas, miles de personas ...

    Dirección de Prisiones verifica calidad de los alimentos en el recinto de Boca Chica

    Santo Domingo.- El director general de Prisiones, coronel Roberto Hernández Basilio, realizó una visita de ...

    82.1% de la población RD aprueba la actual gestión, señala una encuesta –

    SANTO DOMINGO.- Un 82.1% de la población de República Dominicana aprueba la gestión de ...

    Desmantelan banda traficaba con ilegales

    Estarlin Canelo y José Thomas([email protected]) Fue desmantelada una red de tráfico de personas en ...

    Abinader representa cambio demanda sociedad, según una encuesta Gallup –

    Luis Abinader SANTO DOMINGO.- El gobierno del presidente Luis Abinader representa el tipo de ...