“Voy a ver el concierto de…” me dijo una amiga; pero no fue a teatro o salón de espectáculos. Era acto virtual, “asistió” desde su casa. Sin embargo, pagó boleta, como hubiera sido en el estado anterior a la pandemia del covid-19, la normalidad que aún no recuperamos. La virtualidad, instaurada como estado de necesidad debido al nuevo coronavirus, ahora se funde –y nos confunde- con la realidad que sustituyó. Particularmente extravagante esto en cuanto al mundo artístico. Tenemos conciertos virtuales pagados; la publicidad tras ellos y la sofisticación tecnológica nos los aparecen como “reales”. Y bueno, ahora se habla de que “adaptarse” a trabajo presencial nuevamente será traumático para muchos. ¡Diantre! Seudorrealidad aniquila la realidad.

    Noticia anteriorVirata: el más justo de los hombres (y 4)
    Noticia siguiente¡Dios pide más!



    Source link

    • Show Comments (0)

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    comment *

    • name *

    • email *

    • website *

    Ads

    You May Also Like

    La peor plaga – Periódico El Caribe

    Que en medio de una crisis sanitaria sin precedentes como la que azota el ...

    Tiempos para “aprender haciendo” – Periódico El Caribe

    Recurrí a un asistente en tecnología digital para resolver lo que se convirtió en ...

    Es malo no hacer el bien – Periódico El Caribe

    El papa Francisco ha enriquecido la Enseñanza Social de la Iglesia. En la misa ...

    No nos abandones, tenemos sed – Periódico El Caribe

    Dos de las siete palabras dichas por Jesús desde la cruz, crucificado por la ...

    ¡Gregorio Urbano Gilbert! – Periódico El Caribe

    ¿Sabrán los llamados “milenials” y un poquito más viejo sobre aquel valiente que se ...