Nadie quiere cerca el Mercado de las Pulgas, donde se arremolinan miles de personas de la manera más informal. Tampoco los pulgueros desean que los ubiquen en cualquier lugar. Demandan acceso fácil y donde se puedan expandir, que es pedir mucho.
    Comenzaron como un juego en el Centro de los Héroes, hasta que el deterioro obligó a alojarlos en tierra de nadie, donde confluye el Distrito Nacional, en un punto de poca estima, donde empieza o termina Santo Domingo Oeste, en el litoral Sur. Allá, al término o el inicio de la avenida Luperón, en la autopista 30 de Mayo, donde aparentemente viven pocas personas. Sin embargo, habita una población muy cuidadora de sus espacios en el litoral marino, después de los moteles.

    Llegaron ahí y empezaron a crecer, hasta abrazar la carretera Sánchez y remontar sobre la avenida Luperón en la cercanía del Ministerio de Medio Ambiente. Los domingos por ahí no se podía caminar, a no ser que el destino fuese el mercado mismo.

    La nueva Alcaldía de Santo Domingo Oeste, que hereda el problema, se atrevió a ejecutar el desalojo impidiendo que expusieran sus mercancías un domingo cualquiera, hasta hoy. Y desde entonces les buscan un sitio que ellos no prefieren o que los vecinos repudian.

    ¿Dónde alojar un día a la semana a tantas personas, “padres de familia”, para que se ganen sus pesos?

    No ha sido una fácil tarea encontrar una ubicación que no lesione los entornos o a las personas mismas.

    Podría aparecer un sitio, en el Distrito Nacional. Pero sería muy difícil que la Alcaldía los acoja.

    Tendría que ser un área ya sometida a la concurrencia de mercaderes y compradores, que el domingo baja dramáticamente la intensidad de sus operaciones.

    Un tramo de la avenida Duarte, en su zona más nublada de lunes a viernes, el domingo, de baja actividad comercial tradicional, sería una oportunidad para los pulgueros. Y obviamente, entraría en la moda del programa “peatonal”, en un tramo bien definido, desde la Concepción Bona en el extremo Este, hasta la calle Caracas, hacia el Oeste.

    Esa sería una dolorosa solución, pero no alteraría nada, pues la Duarte es un pulguero de lunes a sábado.



    Source link

    • Show Comments (0)

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    comment *

    • name *

    • email *

    • website *

    Ads

    You May Also Like

    No corras – Periódico El Caribe

    Dice el dicho: “lo que hacen con las manos lo desbaratan con los pies” ...

    Jerusalén, la paz que no ha tenido (y7) – Periódico El Caribe

    De acuerdo con declaraciones formuladas entonces por Arafat, el hostigamiento de aquellos días era ...

    En Bolivia triunfó el pueblo y la verdad

    I.- Las masas a la ofensiva 1.- Por más que el poder imperial y ...

    Correo de los lectores

    Un día diferente Señor director. El sábado 14 del corriente, estuve acompañando a mi ...

    Esperanza – Periódico El Caribe

    Madeleine Albright, primera mujer secretaria de Estado norteamericana (1997-2001), describe a Donald Trump como ...

    Es tu hora – Periódico El Caribe

    David afirmó que para Dios un día es como mil años y mil años ...