Hoy no hay «indio.» Es difícil en el país encontrar a una persona que no ande con un teléfono inteligente y una cámara lista para grabar. Estamos en el siglo de la información (y a veces el de la desinformación): pero en todos casos en un periodo muy distinto en la nación, incluso de 20 años atrás.

     Estamos todos convencidos que en cuestiones de segundo, las noticias vuelan de un lugar a otro, y las opiniones en cuanto a los hechos pueden ser cuantificadas casi al instante. Basándonos en este avance tecnológico el público de hoy ha dejado de ser un ente pasivo; estas herramientas lo han transformado en un actor activo, que tuitea, comenta, comparte y escribe su propia opiniones de los hechos.

     Es en ese sentido él es el verdadero protagonista de las noticias, es el mismo público que la asimila o la verifica de acuerdo a su habilidad para investigar. Hoy, prácticamente, todo se sabe.

    No es por casualidad que hoy en día, sin el nuevo presidente haber tenido 100 días en el poder, ya todo el mundo está pidiendo acciones concretas ante la putrefacción gubernamental que se ha dejado atrás. El grado de paciencia del pueblo, en su forma colectiva, ha cambiado al mismo ritmo tecnológico de hoy. Y si el gobierno entrante no actúa de acuerdo a estos nuevos parámetros, la nación se va a impacientar.

    Así es, podría ocurrir algo muy rápido, algo análogo lo que ocurrió con Hipólito Mejía que después de 24 meses en el poder, su gobierno se desflecó caóticamente; y, así, sin que Leonel Fernández y su partido tuvieran que hacer gran cosa, automáticamente cayeron sentados en la silla del poder.

     Es más, nos atrevemos a decir que el público no necesariamente ha votado por el PRM, per se, el ciudadano lo ha hecho contra el PLD por que se vio estafado, agredido, ninguneado por un sistema de político pervertido.

     Por ello, en estas pasadas elecciones –casi igual como ocurrió con el caudillo nuestro, aquel 30 de mayo del 1961– esta vez (aunque no fuera con balas con que se sacara del poder a un grupo de pervertidos) el pueblo votó contra el PLD, por que era una forma de catarsis, para redimirse del dolor social. Y así fue cómo Luis Abinader cayó sentado, casi automáticamente sentado en la silla, como lo hizo Fernández ante el desplome del PRD.

    Ahora bien, el pueblo no le ha dado al PRM un cheque en blanco para que ponga allí los números que quiera. Quiere acción inmediatamente porque los hechos, junto con sus actores, son ya conocidos por toda una nación. Pues las cortinas de humo hoy se levantan de una vez, y no hay político que se salve del ojo público.

     Es más si Abinader no empieza a lanzarle veneno en lleno a los grandes cabecillas del saqueo que se dejó atrás, el pueblo va a ver su nuevo liderato como parte del mismo sistema corrupto actual. Y en virtud de que su gobierno ha dado algunos pasos altamente cuestionable, como por ejemplo, modificar la constitución para acomodar a un miembro del partido, ya aquí vemos un símbolo de mal agüero.

    Todos sabemos que en este PRM hay una vieja guardia, de políticos retrogradados, de prelados corruptos– con más sombras que luces– que buscan multiplicar fortuna, porque con la que tienen no es suficiente para su confort. Se le ve poniendo amigo y familia en puesto de poder violando todas las leyes de nepotismos que alguna vez le criticaron al gobierno saliente.

     Por ende, estamos aquí ante otra señal de humo donde se repiten los mismos patrones de descomposición política que ya conocemos. Se nos sigue indicando que si uno no es hijo de «papi y mami o no pertenece al «genero correcto», la posibilidad de tener acceso a uno de estos trabajos es nula.

     Hoy es archiconocido que los títulos académicos no son grandes indicadores del desempeño que tendrá un individuo en el campo político. Más si los son los niveles de inteligencia emocional, de empatía, honestidad, e integridad de la persona o líder para reaccionar antes los problemas a su entorno. En este sentido, los títulos de Harvard, Yale, Brown o Princeton pueden ser irrelevantes en cuanto a la tarea política, que es coordinación y trabajo en conjunto.

    Es por ello que casi todos los medios en las redes están en pie de guerra para que haya transparencia y que nada se esconda bajo la alfombra. Y hasta que este enemigo interno que mora en pro de la depravación, no se le declare guerra no sabemos donde estamos parados en cuanto al cambio que buscamos y los políticos que nos gobiernan.

     De hecho como acto de guerra a esta cultura de impunidad y desacato, Abinader debería empezar a esclarecer inmediatamente el saqueo que hubo en lo de Odebrecht, Punta Catalina, Los Tucanos, Petro-Caribe, el Banco Agrícola, y aun, el enriquecimiento ilícito del «Penco» y su relación con Cesar el Abusador o el poder invisible.

    Es más, vamos más lejos: Si en estos próximos cuatro años Abinader logra hacer justicia convincente en estos casos arriba; es decir, nada de vitrina, confiscando los bienes a estos individuos, incluyendo sus testaferros o familia–periodo mandatario de cárcel para todos ellos (o sea, bajo rejas, nada de confinamiento a domicilio)– el pueblo lo apoyará, y tendrá un boleto casi seguro para un segundo mandato, y tal vez, quien sabe le perdonaran algunos de los deslices que ya ha cometido.

     Si esto se diera así en cuatro años Abinader sería el arquitecto de su propia victoria, y no lo que–a mi ver–es ahora, un presidente que surgió de una circunstancia o de una catarsis colectiva y cayó sentado en la silla.

    JPM



    Source link

    • Show Comments (0)

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    comment *

    • name *

    • email *

    • website *

    Ads

    You May Also Like

    ¿En el aire las becas para los pobres?

    EL AUTOR es periodista. Reside en Santo Domingo. La vorágine noticiosa de cada día, ...

    Presidente Abinader ratifica apoyo a la industria cinematográfica

    Santo Domingo.- El presidente Abinader ratificó este miércoles su apoyo a la industria cinematográfica ...

    Gobierno decide transformar a Punta Catalina para que opere con biogas

    Central termoeléctrica Punta Catalina SANTO DOMINGO.- El nuevo gobierno de la República Dominicana ha ...

    República Dominicana suma 106,136 casos COVID-19, con 2,022 muertes

    Por EFE Fecha: 17 septiembre, 2020 SANTO DOMINGO.- La República Dominicana suma 106,136 casos ...

    Director de Aduanas visita puestos aduanales de la frontera con Haití

    Eduardo Sanz Lovatón Santo Domingo. – El director general de Aduanas (DGA), Eduardo Sanz ...

    Patrimonio de Abinader asciende a más de RD$4,396 millones de pesos

    Santo Domingo.-  El patrimonio del presidente de la República, Luis Abinader, asciende a más ...