En medio del desesperante confinamiento de fin de semana, mirando antier a mi desdichada hermana –persona especial- refugiada en la radio, como todos los domingos religiosamente desde hace años, en inmutable sintonía continua con los espacios “El merengazo del domingo”, de Claudio Gómez y “Merenguemanía”, de Luis Beltrán, con cuya alegre programación musical disipa momentáneamente la agonía de su vida monótona y triste, abrigué reverencia y agradecimiento hacia ambos locutores y los demás que como ellos hacen culto a nuestro merengue y sus intérpretes de todos los tiempos. Son misioneros de la cultura y el entretenimiento popular; pero ahora también promotores de salud mental en tiempos del coronavirus. “Vacuna” criolla especial, la sana alegría de nuestro merengue.

    Noticia anteriorTwitter contra Trump



    Source link

    • Show Comments (0)

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    comment *

    • name *

    • email *

    • website *

    Ads

    You May Also Like

    Vanas ilusiones – Periódico El Caribe

    Me hago la ilusión de que este año vamos a tener un gran festival ...

    Muerte sin dignidad en la pandemia – Periódico El Caribe

    B en-Hur es una de película que está considerada entre las obras maestras del ...

    Símbolos del pasado – Periódico El Caribe

    La presidencia de Luis Abinader, no sabemos si motorizada por los influjos del cambio, ...

    Un hombre para la eternidad – Periódico El Caribe

    Debo a dos amigos la lectura de la obra de Robert Bolt, “Un hombre ...

    Reconcíliate con cuerpo – Periódico El Caribe

    Señor director. Se dice que nuestro cuerpo es prestado, que tiene una vida útil ...

    Un loco inimaginable – Periódico El Caribe

    El 4 de julio de 1776 los padres de la patria norteamericana soñaron lo ...