EntretenimientoPolítica

Director del Instituto Agrario Dominicano: “La reforma agraria en RD no debe ser solamente para repartir tierra”


En la primera mitad del siglo XX, en la mayoría de los países de América Latina predominó en las zonas rurales el sistema latifundista, muchas veces con arrendatarios y otras veces con los minifundios familiares.

Sin embargo fue la revolución mexicana de 1910 la inspiración para las reclamaciones reivindicativas de tierras, lo que constituyó el primer paso para un proceso que posteriormente se conocería como reforma agraria.

El proceso comenzó con algunas iniciativas y acciones reformistas que se sucedieron en las décadas de los años 40 y 50, pero no fue hasta la década de 1960 cuando diversas leyes de reforma agraria fueron promulgadas en la región, incluyendo la de República Dominicana en 1962.

Desde esa época a nuestros días es mucho lo que la humanidad a cambiado, tanto en la producción de alimentos como en los hábitos de consumo de la gente.

Por eso es que el actual director del Instituto Agrario Dominicano (IAD), Danilo del Rosario, no desaprovecha oportunidad para referirse a esos cambios y a la necesidad de hacer más integral el proceso de asistencia a los pequeños productores agropecuarios.

«Estamos trabajando en una estrategia que implica una reforma profunda para una institución que encontramos en la era análoga, en un mundo que gira hacia lo digital», le escuchamos decir en una ocasión en un programa de televisión.

Reforma integral
El funcionario explica que el modelo de reparto de tierra a campesinos pertenece a otra época de la historia de la humanidad, por lo que ahora debe tener como valor agregado asistencia técnica, financiamiento, servicios básicos y un entorno agradable.

Puso énfasis en el tema de la innovación tecnológica, a fin de que los productores puedan transformar los productos, lo que le sumaría un valor agregado.

Dijo que eso se puede hacer a través de una sistema de cooperativas que los unifique, de modo que puedan obtener hasta tres veces más por sus productos, además de tener mercados seguros.

Sostuvo que en el mundo moderno nadie por si solo sale a camino, por lo que son necesarias las asociaciones de productores y las cooperativas agrícolas para hacer rentable el trabajo en la zona rural.

Cambiar nombre IAD
Danilo del Rosario reveló que propuso en un Consejo de Gobierno cambiar el nombre del IAD, ya que esa entidad hay que convertirla en un instrumento de desarrollo rural.

Expuso que aún no se han decidido por el cambio, pero que el IAD no debe seguir teniendo como misión los simples repartos de tierras.

Rescatar las tierras
En otra parte de la entrevista, el funcionario sostuvo que el Estado debe rescatar las miles de tareas que están en manos de particulares.

Aunque aclaró que en los casos en que los ocupantes estén generando empleos y produciendo alimentos, se buscará algunas fórmulas de acuerdo que podría ser que devuelvan una parte y comprar la otra al Estado.

Manifestó que dar un tratamiento adecuado en cada caso, sin maltratar a nadie fueron las instrucciones que recibió del presidente Luis Abinader, aunque advirtió que quien tiene tierras del Estado debe estar consciente que no les pertenecen.

10 millones tareas
El director del IAD reveló que en los 58 años que tiene de creada la entidad, han logrado asentar a 122 mil familias, en un área de terreno de 10,7 millones de tareas, que es la que abarcan los 586 asentamientos en 27 provincias.
Explicó que eso implica que alrededor de 1 millón 700 mil personas, o sea el 16% del total de la población del país se beneficia de alguna forma de los proyectos de reforma agraria.

En otro orden, reveló que cuando llegó a la institución encontró cuentas por pagar por tierras declaradas de utilidad pública por un monto de mil 100 millones de pesos.

Aunque Danilo del Rosario llegó al cargo con una designación como interino, la realidad es que se trata de una persona con vasta experiencia de Estado habiendo ejecutado más de 20 misiones oficiales en el extranjero, promoviendo la inversión para incrementar las exportaciones de los productos del campo.

Esa es la razón por la que al llegar a la entidad una de las primeras preocupaciones fue hacer un diagnóstico claro sobre la situación de cada área del IAD, sin importar que fueran administrativas y financiera, humanas, operativas u oficinas regionales.

El objetivo de esto era tener las bases para trabajar en una ley de reforma institucional que convierta al IAD en una instrumento eficaz para el desarrollo rural.

UN APUNTE

¿Quiés es?

Danilo del Rosario es un ingeniero agrónomo, miembro de la Junta Agroempresarial Dominicana (JAD). Dirigió la Oficina de Promoción de Inversión, exdirector ejecutivo del entonces Centro Dominicano para la Exportación (Cedopex), que posteriormente pasó a ser el Centro de Exportación e Inversión (CEI-RD). Preside la Asociación Dominicana de Productores e Importadores de Semillas de (Adosemillas).

En Números

40,000
Títulos
Definitivos serán entregados a los campesinos como forma de que pueda ser objeto de créditos en la banca, en lo que se llama una real reforma agraria integral diseñada para desarrollar las zonas rurales.

Por: JOSE ANTONIO TORRES
josetorres60@hotmail.com



Source link

Leave a Response