Opiniones

En el Día del Poder Judicial


Quizá no sea mucho pedir, aunque difícil de conseguir por la pasión que desata cualquier tema en el país, ya sea hasta de pelota, pero este Día del Poder Judicial podría resultar ideal para trazar metas a partir de una valoración profunda de nuestro sistema de justicia; a ver cuánto ha avanzado o retrocedido.
Talvez, quién sabe, podría ser la primera piedra para el comienzo de un proceso transparente, de cara al país, pero sin generalizaciones, sin verdades parciales y sin magnificar hechos aislados.

Sin sofismas tampoco y mucho menos medir la judicatura con el termómetro de las redes sociales y su previsible visión apocalíptica de que impera el descalabro y que, incluso, hay un colapso.

Mucho menos pensarlo a partir de intereses de particulares y hasta los personales tan en boga en ese litoral en este preciso momento.

Constituiría, sin duda, un pésimo punto de partida al confundir y homologar el aparato judicial, el sistema judicial en su conjunto, con lo que es el Ministerio Público y lo que por allí ocurre, como suelen hacer algunos.

Es un simple deseo sobre el que no adelantamos ninguna conclusión y solo expresaremos una inquietud y un anhelo.

La inquietud: los frecuentes retrasos en la aplicación de justicia, por aquella máxima de “justicia tardía es justicia denegada”.

El anhelo: que los jueces, sin temor ni favor, en ningún caso sepulten el derecho de toda persona a ser oída públicamente y con justicia por un tribunal imparcial, para determinar sus derechos y obligaciones o para el examen de cualquier acusación en su contra. Y que la presunción que corresponda a todo imputado en un proceso penal sea la inocencia, hasta que una sentencia firme establezca su condena.

Ojalá que todo lo que se exprese o se decida en este día redunde en el fortalecimiento del Poder Judicial, un poder que debe ser ejercido de manera exclusiva, y por nadie más, como lo consagra el artículo 149 de la Constitución: “Por la Suprema Corte de Justicia y los demás tribunales creados” por esa misma Constitución y por las leyes.



Source link

Leave a Response