Seamos realistas y sinceros, muchas son las veces en que preferimos ver y entender el mal proceder de alguno como maldad a aceptar su incapacidad de obrar bien. Y es que hacer lo bueno, lo correcto, el bien como tal, requiere de entrenamiento inteligente. Los niños hacen el bien sin medir consecuencias pero no así nosotros, los años como los daños nos dejaron huellas, cicatrices y marcas muy evidentes para tener la memoria fresca. Para mentir o dañar la complicidad es fácil. La verdad es solitaria y la bondad silenciosa… El bien se aprende con el ejemplo, se afianza con la fe y se comparte con sabiduría. No hacemos el bien porque somos buenos sino para que el buen Dios se manifieste sin reservas y la maldad no nos conquiste.

    Noticia anteriorGran día
    Noticia siguienteBaches y alcantarillas sin tapas en la ciudad



    Source link

    • Show Comments (0)

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    comment *

    • name *

    • email *

    • website *

    Ads

    You May Also Like

    La democracia verdadera defendida por sinceros demócratas

    1.- Creer en la verdadera democracia no es pregonarla  como buena, sino luchar para ...

    Un congreso que transforma sistema de partidos – Periódico El Caribe

    Constituye un acontecimiento el “Primer Congreso del Pueblo Profesor Juan Bosch”, organizado por la ...

    Jerusalén, la paz que no ha tenido (y7) – Periódico El Caribe

    De acuerdo con declaraciones formuladas entonces por Arafat, el hostigamiento de aquellos días era ...

    ¡Suma sin restar! – Periódico El Caribe

    Pocos corazones suman sin restar, dan sin esperar o aman mejor cuando menos lo ...

    ¡Dios lo dijo! – Periódico El Caribe

    Cada día son más los que usan su pasado como un amante para desahogar ...

    La JCE debe ser consensuada – Periódico El Caribe

    Hace ya más de un mes que el Senado de la República inició el ...