EntretenimientoPolítica

Más que absurdo – El Nacional


La política diplomática del país está como la “vaca de Elena”, que antes que dar leche, lo único que da es pena. Sin sindéresis, nula de directrices e ideas, sin siquiera un programa a seguir, y mucho menos algún rumbo que demuestre que se cuenta con una brújula que le va indicando el norte a cada paso.

Algo que demuestra lo irracional de quienes dirigen las relaciones internacionales de la nación fueron las desatinadas declaraciones del canciller Roberto Álvarez al periodista Andrés Oppenheimer, en las que propugna por una nueva MINUSTAH en Haití, todo eso a pesar de que ya esa fuerza estuvo por muchos años allá y los resultados fueron desastrosos, y sabido es que la patria de Toussaint Louverture, más que la fuerza de las armas, lo que requiere es de grandes inversiones que la saquen de la pobreza extrema, como también ir al rescate de su aniquilado medio ambiente, que es en síntesis, a lo que le huyen los países ricos.

Pero igual, la mejor política diplomática hacia Haití debe ser la de neutralidad, pues no es sensato meternos en sus asuntos internos, ya que nuestra cercanía con el país del poeta Jacques Viau nos hacen neurálgicos y especiales ante cualquier decisión que tomen las grandes naciones sobre su futuro.

Como he venido advirtiendo, nuestra política hacia la comunidad internacional va de mal en peor, y si en nuestra Cancillería se cometen garrafales errores en el día a día, peor es cuando la diplomacia criolla se encuentra ante una eventualidad, como ha sido el abominable magnicidio del presidente haitiano Jovenel Moïse.

Por: Elvis Valoy
[email protected]



Source link

Leave a Response