Opiniones

No abuses de los extranjerismos


Las palabras que provienen de otra lengua son denominadas extranjerismos. Al utilizarlas en nuestro idioma debemos aplicar la regla de escribirlas en cursiva o entrecomilladas si aún no han sido adaptadas al español.
¡Los extranjerismos son muchos! Por ejemplo, cuando nos referimos a anglicismos, hablamos de esas grafías originarias del idioma inglés: Status (estatus), restaurant (restaurante), slogan (eslogan), que son términos foráneos que asumes porsu similitud con sus vocablos en español.

También de los extranjerismos se desprenden los galicismos, que son vocablos derivados de la lengua francesa e incorporados a otra: boulevard (avenida o calle ancha y con su adaptación bulevar), boutique (local o comercio del rubro femenino), croissant (con su adaptación cruasán).

Pero también están los italianismos, otro tipo de extranjerismos que nos presta palabras originarias de Italia y que incorporamos a nuestra comunicación diaria, como spagguetti (espagueti).

Es posible que seas de los que redactando cualquier documento, artículo e incluso una noticia (en el caso de mis colegas), creas que algunas de estas grafías están adaptadas al español y que no hay problemas con escribirlas así. Ciertamente, no está prohibido escribir extranjerismos, pero existen reglas para distinguirlos y hacer saber cuándo son innecesarios y no abusar de ellos.

¿Cuáles son innecesarios?, pues nos comentan las fuentes oficiales que son aquellos para los que existen equivalentes en español como abstract (resumen, extracto), back-up (copia de seguridad), consulting (consultora o consultoría), así como los primeros ejemplos colocados en el segundo párrafo.

También hay extranjerismos necesarios o muy extendidos, que son aquellos para los que no es fácil encontrar términos españoles equivalentes, o cuyo empleo está arraigado o muy extendido, como el caso de ballet (con su adaptación balé), blues, jazz o software (que mantienen la redacción y grafía originaria).

Y podría seguir con un sinnúmero de extranjerismos de los que abusamos innecesariamente y que las máquinas (computadoras) asumen como válidos porque hasta dejamos a un aparato foráneo la tarea de correjir, incluso en otro idioma.

Pero tranquilos, dice la RAE que aunque en muchas ocasiones se desaconseja, por innecesario, el empleo de grafías extranjeras, estas nunca van precedidas de signos, puesto que no son, en ningún caso, formas incorrectas, sino grafías propias de otras lenguas.

“No se trata, pues, de restringir el derecho de quien escribe a usar voces extranjeras, si así lo desea, siempre que las resalte tipográficamente mediante la cursiva o las comillas”, aconseja la RAE, mientras la Fundéu nos dice que los extranjerismos son “préstamos” de otro idioma. ¡Gracias por leerme!



Source link

Leave a Response