Noticias de última horaPolítica

Pedro Martínez el lanzador con el mejor apogeo de la historia –


imagen

Pedro Martínez

Por William Perdomo

Determinar cual a sido el lanzador con el mejor apogeo en toda la historia de las Grandes Ligas no es una tarea fácil.

El tema podría producir polémicos debates por la gran cantidad de «deidades» del box involucradas en el ejercicio.

Pero, después de analizar profundamente la cúspide de cada una de las leyendas sagradas del juego conseguimos la respuesta.

No resultó ser uno de los pitchers legendarios de principio del siglo XX como Cy Young, Christy Mathewson, Walter Johnson o Lefty Grove.

Ni tampoco uno de mediados de esa centuria como Sandy Koufax, Juan Marichal, Bob Gibson, Tom Seaver o Nolan Ryan.

Resultó ser uno más reciente, un contemporáneo de Greg Maddux, Roger Clemens y Randy Johnson.

Se trata de Pedro Martínez, el cual la indagación arrojó que es el lanzador con el mejor apogeo de todas las épocas.

Y la mayor competencia se la ejerció un pitcher activo: Clayton Kershaw, quien quedó en segundo lugar detrás de Pedro, pero se situó como el zurdo con el mejor apogeo de la historia.

Para llegar a la conclusión de la decisión comparamos las eras, los entornos, ambientes y estadisticas.

El inmortal Pedro Martínez jugó en Grandes Ligas desde 1992 hasta el 2009, pero el climax de su carrera se situó entre el 1997 y el 2003.

Esos siete años coincidieron con la más explosiva ofensiva jamas vista en la historia de las mayores. Fue el periodo del auge del uso de los esteroides.

En ese lapso, los bateadores pegaron 50 o más jonrones 15 veces, dieron 60 ó más vuelacercas en seis ocasiones y llegaron a 70 ó más dos veces.

Sin embargo, eso no fue obstáculo para que la leyenda dominicana fuera el amo de los bateadores.

El criollo, en esa fase de su carrera, tuvo una efectividad de 2.20, mientras que la MLB registró colectivamente 4.48.

«Pedro El Grande» entre las edades de 25 a 31 años, limitó a la oposición a un pírrico promedio de bateó de .198, cuando el average colectivo de la MLB fue de .267.

También, en esa etapa, las Mayores tuvo una media de 4.84 carreras anotadas por juego, mientras Martínez solo permitió 2.52.

En el intervalo de 1997-2003 Pedro Martínez se ganó con creces cada centavo de su salario (US $76 millones) justificandolo con 118 victorias y solo 36 derrotas para un porcentaje de .766.

El dominio absoluto del pequeño lanzador de 5′ 9″ de estatura se debió en gran parte a sus «agallas» y a un tremendo arsenal de pitcheos con una recta entre 95-97 mph, un cambio en círculo y una curva.

Durante el punto más alto de su carrera, obtuvo tres premios Cy Young (1997, 1999 y 2000) y una Triple Corona de Pitcheo, cinco veces fue al Juego de Estrellas, donde ganó el MVP en1999.

También, en ese momento fue el mejor en WHIP (boletos y hits por inning) con 0.94, en WAR de pitcheo (Victorias sobre Nivel Reemplazo) con 57.3 y en ponches por cada boletos con 5.59.

Además, conquistó cinco lideratos de efectividad, cinco de WHIP, cinco de ERA+ ajustada, cinco de FIP y tres de ponches.

Las estadísticas de sabermetria, acentúan que Pedro Martínez a sido el pitcher con el mejor apogeo de la historia,

Dentro de este método tenemos la efectividad ajustada ( ERA + ajustada), donde el criollo en el citado tramo tuvo una ERA+ de 213, es decir, fue 113% superior respecto a todos sus semejantes en la gran carpa.

La (ERA+ Ajustada), «ajusta» el promedio de carreras limpias de un lanzador al de su liga, su estadio y su época.

Desde 1900, la mejor ERA+ Ajustada en una temporada fue la que logró el nativo de Manoguayabo en el año 2000 con 291, y afirma que fue 191% mejor que el resto de los pitchers en esa temporada.

De los 18 años de Pedro Martínez en las Grandes Ligas, dentro de ese período, en 14 de ellos la MLB tuvo la mayor producción de carreras anotadas de su historia.

La marca de más carreras anotadas de la MLB se produjo en el año 2000 con 24 mil 971 y la segunda mayor en el 1999 con 24 mil 691, entre ambas campañas suman 49 mil 662 carreras.

Sin embargo, en esas dos estaciones Martínez solo permitió 91 carreras con una efectividad de 1.90 frente a una colectiva de 5.11 del pitcheo de la Major League Baseball.

También, en esos dos años ganó 41 juegos y perdió 10 con una ERA+ ajustada de 265, mientras la oposición solo le bateó para .186.

Tuvo un WHIP de 0.830, un WAR de 21.5 y ponchó12.5 bateadores por cada 9 innings lanzados.

En esos años, de cerrar y abrir el segundo y tercer milenio, de la era cristiana, Pedro Martínez tocó las puertas del cielo para convertirse en el lanzador con el mejor apogeo entre todos los «dioses sagrados» del box.



Source link

Leave a Response