Deportes

Pesar en último adiós a Tomás Troncoso en Puerta del Cielo


Pesar en último adiós a Tomás Troncoso en Puerta del Cielo
Pesar en último adiós a Tomás Troncoso en Puerta del Cielo

Tomás Troncoso Cuesta recibió el último adiós por parte de familiares y amigos presentes en el cementerio Puerta del Cielo pasada la una de la tarde.

Todos, bajo una carpa estaban atento a algunos mensajes bíblicos que una de las empleadas del cementerio externaba en señal de apoyo producto del deceso del quizás más completo de la crónica deportiva dominicana.

Un momento de mucha emotividad fue cuando su hija Jackeline hizo uso de la palabra para considerar a su padre como un hombre realizado, preocupado por los demás y siempre de frente a lo que consideraba ser una injusticia. Señala, que tenía como costumbre almorzar cada sábado junto a sus hijos y nietos.

“Hoy le damos esta última despedida a papi. Le pido a mi mamá que tenga mucha fuerza y que se anime luego. Que siga hacia adelante junto a todos nosotros. Papi descansa en paz. Siempre serás mega recordado por todos los que siempre te hemos querido”, dijo Jackeline.

Calificó de “terrible” la muerte de Tomás, dos veces seleccionado como Cronista del Año por la Asociación de Cronistas Deportivos de Santo Domingo, debido a que también tuvieron la perdida de una tía, a quien su padre admiraba mucho. “No lo creo. Todavía no lo he asimilado. Mi padre le tenía mucho miedo a la muerte, hasta que un día lo traje hasta aquí (al cementerio) y desde ese entonces no volvió a hacerme ese comentario”, relató su hija.

También hizo uso de la palabra, su hijo Tommy Troncoso, quien ponderó las cualidades de su padre.

Troncoso, quien falleció la mañana del pasado lunes a la edad de 86 años, fue apasionado y tratadista del voleibol, baloncesto y numerosos deportes que heredó su pasión por el béisbol de su padre, el profesor Manolín Troncoso y su madre Estela Cuesta.

Nació el 29 de septiembre de 1935 en Ciudad Nueva. Junto a doña Annie procreó cuatro hijos: Ana Lisette, Jackeline, Jovanca y Tomás Miguel, quienes lo convirtieron en abuelo en más de 10 ocasiones.

Fue exaltado al Pabellón de la Fama del Deporte Dominicano en la clase de 2005.



Source link

Leave a Response