Deportes

Se avecina un mes difícil en EE.UU. por el covid-19


Los contagios por ómicron ponen en jaque el sistema de salud de Estados Unidos.

Washington. Mientras la variante ómicron, altamente contagiosa, sigue aumentando los casos de covid-19 y las hospitalizaciones -y es probable que las cifras empeoren antes de que mejoren-, expertos de la salud afirman que es fundamental que los estadounidenses continúen con las medidas preventivas de seguridad para evitar las infecciones.

“No me trago la idea de que todos vamos a contraer ómicron y, por lo tanto, hay que dejar de intentarlo. Creo que eso es un error”, dijo el miércoles el Dr. Robert Wachter, presidente del Departamento de Medicina de la Universidad de California en San Francisco, a Erin Burnett de CNN. Es probable que “el próximo mes sea horrible”, dijo. Pero esto no significa que todo el mundo deba asumir que va a contraer el virus, dijo, señalando el patrón de infecciones de ómicron en el Reino Unido y Sudáfrica.
“En un mes o seis semanas u ocho semanas, es difícil saberlo, si seguimos el patrón que siguió Sudáfrica, si seguimos lo que Londres parece mostrarnos, están empezando a bajar los casos”, dijo Wachter.

Un pronóstico conjunto de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos predice que más de 84,000 personas podrían morir de covid-19 en las próximas cuatro semanas, y advierte que “las previsiones actuales pueden no tener en cuenta completamente la aparición y la rápida propagación de la variante ómicron o los cambios en los informes durante las vacaciones”.

El pronóstico puede significar un promedio de 3.526 muertes por covid-19 diarias, frente a un promedio actual de 1.251 cada día, según datos de la Universidad Johns Hopkins (JHU, por sus siglas en inglés).

Hasta la fecha, al menos 832.148 personas han muerto por covid-19 y unos 57,8 millones se han infectado en EE.UU., según la base de datos de la JHU.

Escasez de personal

Los centros de salud se esfuerzan por hacer frente a la escasez de personal, ya que las hospitalizaciones por covid-19 están aumentando tanto en adultos como en niños.

En el área metropolitana de Kansas City, los hospitales posponen algunas cirugías debido a que los trabajadores están enfermos de covid-19, según dijeron más de una docena de médicos.

Según el Dr. Steven Stites, director médico del Sistema de Salud de la Universidad de Kansas, “esta es, sin duda, la oleada más dura a la que se ha enfrentado la comunidad médica desde que comenzó la pandemia en 2020”.

Los trabajadores de primera línea de otros sectores, como la educación, el comercio minorista y los servicios de alimentación, también se enfrentan a un mayor riesgo de exposición, con trabajadores enfermos de covid-19 que necesitan tiempo para recuperarse.

En Massachusetts, altos directivos de las escuelas públicas de Boston acudieron el miércoles a las aulas para ayudar a suplir a los cientos de profesores que están de baja.

“Algunas de nuestras escuelas están experimentando más de una cuarta parte del personal ausente debido a las pruebas positivas de covid u otros problemas”, dijo la alcaldesa de Boston, Michelle Wu.

En Chicago, unos 340.000 estudiantes perderán un segundo día de clase este jueves debido a un desacuerdo entre la administración y el sindicato de profesores sobre el aprendizaje en persona.

El acceso a las vacunas de refuerzo se amplió a más niños, ya que los CDC actualizaron sus recomendaciones sobre la vacuna de refuerzo covid-19 de Pfizer/BioNTech para incluir a niños a partir de los 12 años, al menos cinco meses después de que finalizaran la serie de vacunas primarias.. ”Es fundamental que protejamos a nuestros niños y adolescentes de la infección por covid-19 y de las complicaciones de la enfermedad grave”, dijo en un comunicado la Dra. Rochelle Walensky, directora de los CDC. Más de 72 millones de personas están totalmente vacunadas y cuentan con refuerzo contra el covid-19 en EE.UU., según datos de los CDC.

Nueva York ordena a 40 hospitales detener cirugías

El estado de Nueva York ordenó a e 40 hospitales que rechacen las cirugías no esenciales y no urgentes durante las próximas dos semanas debido a la baja capacidad de camas por el aumento de los contagios de coronavirus. Esta medida se ha tomado en base a que el Departamento de Salud del estado haya incluido las ubicaciones de estos hospitales en la lista de ‘regiones de alto riesgo’, pues el 90 por ciento de sus camas están ocupadas, recoge la cadena ABC. “Utilizaremos todas las herramientas disponibles para ayudar a asegurar que los hospitales puedan manejar el aumento repentino de (contagios de la) COVID-19”, dijo la comisionada estatal de Salud en funciones, la doctora Mary Bassett.



Source link

Leave a Response